Personas imanes de conflictos

7 June, 2012 laura Uncategorized

Hay personas que por su forma de ser se ven inmersas en más conflictos que la mayoría de la gente. Suelen ser personas con un estilo agresivo y muy nerviosas que les cuesta autocontrolarse.

En psicología hacemos una clasificación entre tres prototipos de personalidad:
Agresiva se refiere a personas que defienden sus derechos y expresan sus pensamientos, sentimientos y opiniones de una forma impositiva, hiriendo a los demás.
Pasiva se caracteriza por evitar conflictos a toda costa, por eso las personas que son así no defienden sus derechos y no suelen manifestar ni sus pensamientos, ni sentimientos, ni opiniones. Guardándose para si la rabia o enfado.
Asertiva es capaz de expresar directamente los propios sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. La aserción implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas.
Las personas tenemos tendencia a actuar mayoritariamente de una de estas tres formas.

Normalmente en las personas jóvenes es más visible o manifiesta una conducta agresiva, porque suele ser más de tipo directo: empujones, miradas desafiantes, insultos, gestos amenazantes etc. Pero hay personas que manifiestan esta agresividad de forma más sutil e indirecta con comentarios sarcásticos y rencorosos o murmuraciones maliciosas.

El objetivo habitual de la agresión es la dominación de las otras personas. La victoria se asegura por medio de la humillación y la degradación. Se trata, en último término, de que los demás se hagan más débiles y menos capaces de expresar y defender sus derechos y necesidades.

La conducta agresiva es reflejo a menudo de una conducta ambiciosa, que intenta conseguir los objetivos a cualquier precio, incluso si eso supone transgredir las normas éticas y vulnerar los derechos de los demás.

Todos en un momento u otro nos hemos enfadado, pues es un sentimiento normal del ser humano. Si analizamos el proceso de enfado nos damos cuenta que consta de varias fases:
Fase inicial: aquí se produce un hecho que desencadena el enfado
Fase de escalada: nos vamos “calentando” pensando sobre el hecho, respondiendo agresivamente, pendientes de la reacción del otro, etc. Aquí tenemos un cierto grado de autocontrol que dependiendo de las circunstancias aplicaremos o no.
Fase de clímax: Si no nos controlamos pasamos a la fase de climax donde se produce la explosión de violencia. En esta fase no somos capaces de controlarnos, ni atendemos a razones.
Fase de resolución: poco a poco volvemos al estado inicial.
Somos capaces de frenar el enfado en las dos primeras fases, por eso dependerá de nosotros de que vaya a más o no. Aquí es cierta la premisa que dice que dos no se enfadan si uno no quiere.

Comments are currently closed.


Powered by http://wordpress.org/ and http://www.hqpremiumthemes.com/